domingo, 6 de mayo de 2012

Berthold Zilly y la traducción literaria


Carismático y dispuesto a compartir todo su conocimiento, Berthold Zilly (BZ) estuvo este fin de semana en São Paulo para dar un curso sobre traducción literaria. BZ es el traductor al alemán de los brasileños Machado de Assis, Guimarães Rosa, Euclides da Cunha y del argentino Domingo Sarmiento. Crítico literario, historiador, consejero académico y profesor del Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Berlín; BZ también es profesor visitante de la Universidad Federal de Santa Catarina-BR.

BZ nos habla del traductor como explorador de la poeticidad de textos ya que, además de los poemas también podemos encontrar la prosa poética y la labor del traductor es mantenerla en la lengua de destino.

Al hablar de las condiciones necesaria para recrear (traducir) un texto literario, BZ menciona que forman parte del proceso traductorio: la lectura comprensiva, el análisis literario y de género, la investigación de corrientes filosóficas y la literatura crítica sobre el autor, la comparación de las traducciones de la obra en otros idiomas, así como, mantener el estilo y la retórica del autor. En fin, preguntarse por qué el autor dice esto o aquello y descubrir qué hay por detrás del texto.

Un punto importante que antecede a la traducción literaria es el proceso de investigación. BZ recomienda el análisis de la estructura sintáctica, la dimensión sonora y la contextualización cronológica de la obra. Todo esto sin dejar de lado la relación que tienen las connotaciones cronológicas, técnicas e históricas, tanto del autor como de la obra. También, analizar toda y cualquier alusión a personajes, personalidades y referencias musicales, para intentar recrear el texto original y así, preservar la parte estética del original.

La relación intertextual  y los matices de significados de toda la obra en sí marcan un punto muy importante en el proceso de traducción literaria.

Grande Sertão: Veredas, libro traducido por BZ es considerado por muchos como la biblia de la identidad brasileña y él nos contó una anécdota que le pasó en un cuarto de hotel antes de una conferencia. Cuando se disponía a leer con total atención la voluminosa obra, entró una camarera al cuarto y curiosa al verlo leyendo con tanta atención, no aguantó la curiosidad y le hizo la siguiente pregunta: ¿Es usted creyente? Sorprendido por tal cuestionamiento, Berthold le pregunto el por qué de la pregunta, a lo que ella respondió: ‘porque lo veo leer con mucha devoción la biblia’. 

Confieso que ha sido una experiencia muy grata ya que como traductor técnico siempre he tenido mucha curiosidad por la traducción literaria y por conocer ese tipo de trabajo y con BZ he podido conocer mejor este proceso, que si bien no es muy diferente de la traducción técnica, tiene sus particularidades.

La casa Guilherme de Almeida siempre ofrece cursos, conferencias de nuestra área. Es un paseo obligatorio para los que viven o están de pasada por la ciudad de São Paulo. En la página web de la casa podrán encontrar la programación completa: http://www.casaguilhermedealmeida.org.br/



2 comentarios:

Robson Di Brito dijo...

Acredito que o tradutor, além de transpor palavras de uma língua à outra, precisa transmitir o ardor que o autor buscou impregnar em sua obra. Um cruzamento de informações que rompem os saberes técnicos e aproximam-se do que compreendemos como sentimento.

Seu texto reflete bem isso, e foi de encontro ao meu ideário, revelou-me que este trabalho, literariamente, tem a sua marca

Felicitações

Blogestefa dijo...

Hola, quisiera compartir con ustedes una pagina muy interesante que acabo de encontrar. acerca de las traducciones

http://traducciones-oficiales.net